Código de buenas prácticas en Twitter

Buenas prácticas en TwitterLa lista nuestros de seguidores en Twitter no es algo estático, que podamos conservar y sentarnos a ver cómo va creciendo con el tiempo, sino que es muy dinámica y hay que cuidarla y mantenerla viva y verde  como a una planta.

Para conseguir que nuestra red de seguidores se mantenga sana y fuerte, y crezca semana a semana, nuestro consejo es seguir el siguiente pliego de buenas prácticas:

Buenas prácticas en Twitter

Ser honesto, interesante y abierto es la clave para que nuestra presencia en Twitter sea gratificante para nosotros y para quienes elijan seguirnos. Teniendo en mente en todo momento esta idea-fuerza, lo siguiente será fácil de llevar a la práctica y nos será muy útil para conseguir que nuestra lista de seguidores crezca paulatinamente:

1 – Dejar claros cuáles son nuestros temas de interés

Para conseguir y mantener seguidores en Twitter es vital tener claro y dejar claro de qué temas queremos hablar. Procurando, además, que esos temas sean pocos, ya que, como dice la sabiduría popular, quien mucho abarca, poco aprieta.

Como en las redes sociales la fidelidad a una cuenta se basa en la contrapartida que obtenemos a cambio, esa fidelidad se convierte en algo frágil por lo que hay que luchar cada día a brazo partido. Por eso es esencial determinar en qué temas podemos aportar algo cada vez que decidamos enviar un tuit.

Aunque es normal que en nuestra vida diaria tengamos multitud de intereses diversos, por lo general tenemos un conocimiento somero y superficial de la mayoría de ellos. Todo el mundo puede hablar, y habla, de fútbol, de política o de la crisis con sus amigos, los compañeros de trabajo o sus familiares, pero si somos sinceros aceptaremos que nuestros conocimientos sobre estos temas no destacan por encima de los que suelen tener los demás.

Por si esto fuera poco, hablar a la ligera de casi cualquier cosa es un error fatal porque uno de los motivos principales de abandono de una cuenta en Twitter es la disconformidad con las opiniones expresadas por quien envía sus tuits.

Por todo esto, las pequeñas empresas y los negocios locales deben mantener sus cuentas en Twitter a un nivel fundamentalmente informativo. En este caso, la regla de oro es clara: no opines.

2 – Seguir a quien nos sigue

Si conseguimos interesar con los contenidos de nuestros tuits, pronto veremos cómo nos van apareciendo nuevos seguidores. Es otra buena práctica ver de quién se trata visitando sus perfiles y leyendo sus últimos tuits. ¿De qué temas tratan? ¿Tiene pocos o muchos seguidores? ¿Sigue a muchas otras cuentas?


Es imprescindible que sigamos a aquellas cuentas que nos siguen y con las que compartimos temas de interés. Ahora bien, debemos evitar aquellas cuentas que siguen a otras miles (¿cómo pueden hacerlo, realmente leen sus tuits?) porque suelen ser cuentas “ficticias“: se crean para generar tráfico hacia sus webs, en una maniobra de spam bastante burda.

3 – @conecta, #descubre

Por otro lado, Twitter nos irá proponiendo continuamente nuevas cuentas a las que seguir, así como propondrá la nuestra a otros, siempre basándose en lo que nos interesa, en nuestro perfil y en nuestra localización geográfica.

Por eso son tan importantes los datos que incorporamos a nuestro perfil: constituyen una plataforma clave para expandir nuestra base de seguidores, y además sin que tengamos que hacer nada para ello: Twitter hará todo el trabajo, con el afán de incrementar su propio valor como red social.

4 – Identificar y utilizar temas del momento mediante hashtags (#)

En Twitter es común identificar temas, acontecimientos o personajes de actualidad mediante el símbolo # (hashtag), el cual nos sirve para crear una categoría que todos los que quieran podrán libremente utilizar y, sobre todo, buscar.

Es conveniente utilizar las etiquetas que otros han creado, así como intentar introducir nuevas etiquetas, porque son maneras de participar en una conversación multitudinaria y abierta. Además, suele ser útil para llamar la atención sobre eventos o acontecimientos locales. Por eso son cada vez más los congresos, actos o ferias que las utilizan para promocionarse.

5 – Mencionar a nuestras fuentes

Una de las primeras acciones de todo nuevo usuario de Twitter es hacer retuit de alguno de los primeros tuits que ve en su cuenta. Hacerlo ayuda a que los mensajes más interesantes reciban atención, puesto que suma a su audiencia original (la lista de seguidores de su autor) las audiencias de cada uno de sus seguidores.

Este efecto multiplicador de la herramienta retuit (retweet, en inglés) la convierte en un arma poderosísima y, como tal, debemos ser conscientes de su poder y usarla con criterio. Una excelente manera de hacerlo es la siguiente:

  • No hacer nunca retuit sin antes leer su contenido o visitar el enlace que incluye.
  • Si el contenido es interesante, ¿por qué no comentarlo en lugar de simplemente hacer un retuit? Así aportamos algo de nuestra parte, ampliando o incluso mejorando de esta forma el tuit original.
  • Y, si no tenemos nada que aportar al original, salvo darle nuestro apoyo, un retuit estará bien.

Es otra buena práctica no dejar nunca de citar al autor original cuando adaptamos o comentamos uno de sus tuits. Una manera de hacerlo es usar la palabra “vía” seguida de la cuenta del autor. Por ejemplo:

 

Y ahora, si os ha parecido interesante este catálogo de buenas prácticas en Twitter, ¿por qué no comentarlo en vuestra cuenta y dar oportunidad a que vuestros seguidores también lo lean?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>