Cómo contratar una página web

Dedico mucho tiempo a la semana a visitar blogs, páginas web y comentarios en Twitter de personas y empresas de Estados Unidos y, aunque bastante menos, del Reino Unido. Y la razón es que ambos mercados son mucho más maduros que el nuestro en cuanto a la creación de soluciones de negocio en Internet, que es a lo que nos dedicamos en Nex Software.

Uno de los ejemplos que ilustra lo que acabo de decir es precisamente el tipo de actividad a la que nos dedicamos. ¡Cuesta tanto explicar a posibles clientes que nosotros queremos empezar cada proyecto pensando qué es lo que se quiere conseguir, en lugar de hablar del aspecto visual que tendrá la posible página web que se acabe haciendo!

(Otro ejemplo evidente es el título de esta entrada: ¿por qué no llamarla “Cómo contratar una solución de negocio en Internet”, o algo parecido?).

La triste realidad, por calificarla de alguna manera, es que son una excepción las empresas de nuestro país que se preocupan por determinar una estrategia de negocio en Internet, más allá de la publicidad, con unos objetivos a alcanzar, las acciones a realizar para alcanzarlos, y acompañando todo esto de una buena base analítica para medir la efectividad de lo realizado.

Nosotros podemos saber ahora qué es lo que nos pedirán nuestros clientes en el futuro porque será muy, muy parecido a lo que están pidiendo hoy a nuestros compañeros de negocio en Estados Unidos.

¿Podemos hacer algo para contribuir a que este salto en el tiempo sea más corto y llevadero a nuestros posibles clientes? Bueno, esa es la intención de la entrada en nuestro blog de hoy.

Para hacerlo he pensado en escribir una lista de los pasos que recomendamos seguir a todas las empresas que quieran, o necesiten, actuar en Internet para resolver problemas de negocio. Es la siguiente:

1 – Escribir qué se quiere conseguir, o lo que es lo mismo, qué se necesita. En Nex Software contamos con profesionales que pueden aconsejar a las empresas cómo concretar tanto como sea posible sus necesidades.

2 – Determinar el presupuesto y el tiempo disponibles. Esto será clave para saber qué tipo de agencia o profesional contratar, como veremos a continuación.

3 – Elaborar una lista de posibles proveedores. Para hacerlo es imprescindible saber el presupuesto (punto 2), ya que las agencias serán, en general, un poco más caras que los profesionales independientes. Por el contrario, una agencia será más fiable en cuanto a cumplimiento del tiempo y las tareas contratadas.

Hay varias formas de conseguir esta lista: contactar con otras empresas que hayan realizado ya proyectos similares al que se quiere emprender, consultar en Google y otros buscadores, localizar los autores de aquellas páginas web que nos gusten, etc.

Después de más de seis años de experiencia en el sector, no encuentro palabras para remarcar lo confuso que puede llegar a ser el mercado de los proveedores en nuestro país. Competimos agencias que ofrecemos un servicio integral con otras que dicen hacerlo pero que sólo son buenas (que no es poco, no me entiendan mal) o bien en diseño o bien en programación. Competimos también con estudiantes que quieren conocer el mundillo. Y, por desgracia, competimos también con personas que dicen ser profesionales y que no pasan de conocer algo de Dreamweaver y similares.

No es mi intención denunciar ahora el intrusismo profesional con el que convivimos día a día, pero conviene mencionarlo porque todas las empresas que busquen proveedores tendrán que saber distinguir unos de otros ya que, informándose sobre ellos y contactando directamente con ellos, deberán evaluarlos y escoger los que crean idóneos para sacar adelante su proyecto.

4 – Solicitar una propuesta a los tres proveedores preferidos. Este puede ser el paso más difícil, ya que a veces el presupuesto no alcanza y hay que reajustarlo, a veces el proveedor aconseja ampliar el ámbito de las acciones a realizar, a veces el tiempo apremia y la prisa cuesta dinero, etc. Pero hay que dedicarle el tiempo necesario a esta etapa, puesto que un buen acuerdo entre proveedor y cliente es la mejor garantía posible para el buen desarrollo del proyecto.

Por suerte para todos los implicados, la mayor parte de los proyectos terminan bien, la empresa alcanza los objetivos esperados, y la colaboración con la agencia elegida se abre a nuevas iniciativas.

P.D: En la próxima entrada hablaré sobre cómo evaluar a los proveedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>