El oscuro futuro de Google


Hasta hace muy poco tiempo, Google era la empresa más admirada por los seguidores de la tecnología e Internet. Parecía que iba al asalto del trono ocupado por Microsoft, y parecía también cuestión de tiempo que Microsoft (tan del siglo pasado) fuera despojada de su lugar de máximo representante de las empresas de software del mundo. 

Pero, como decía Heráclito, todo cambia, nada permanece. En mi opinión, hay noticias que hacen pensar que la oportunidad de Google, si es que quiso alguna vez realmente alcanzarla (lo cual es algo a considerar en otra entrada en el futuro), está caducando. ¿A causa de quién?

A causa de Facebook.

La notoriedad de Facebook es tan grande, y crece tan deprisa, como lo hizo Google en su día. Por varias razones, pero quizás la más importante sea que Facebook es realmente un ecosistema en el que las personas se encuentran. Google nunca ha sido algo así, porque cuando nació las redes sociales no se habían inventado todavía. Jugó su papel en su momento, cuando Internet servía para informarse, para comprar, para vender, para contar cosas de uno mismo. Pero ahora Internet forma parte de lo que es más esencial en la vida de las personas.

Desde un cierto punto de vista, Facebook podría resultar mucho más amenazador que Google, o Microsoft. Años atrás, mucha gente creía en la conspiración de Microsoft para apoderarse de los datos alojados en el disco duro de nuestro ordenador. Más tarde fue Google el acusado. Y, sin embargo, el grado de amenaza a nuestra privacidad que podían realmente, objetivamente, representar era mucho menor que el de Facebook en la actualidad.

El aliado de Facebook en su ataque al primer puesto en el negocio de la publicidad en Internet es, como no podía ser de otra manera, Microsoft. Lo cual no es nada extraño: hay demasiada gente brillante en su plantilla, y demasiado dinero en su cuenta bancaria, como para que Microsoft no sea siempre un competidor a tener en cuenta.

Microsoft invirtió en Facebook cuando apenas empezaba a ser algo más que una herramienta de comunicación entre universitarios. Google pudo haber comprado Facebook, pero no aceptó pagar su precio. Es muy posible que aquella fuera la decisión más equivocada de su historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>