por qué no a la ley Sinde

Sobre la nueva intentona por parte del lobby de la SGAE de criminalizar el uso indiscriminado de las descargas de material protegido por derechos de autor, la que se he venido en llamar Ley Sinde, quiero apuntar aquí algunos comentarios personales al respecto mientras esperamos a ver qué ocurre en el Senado y en reuniones como la que mantendrán la Academia de Cine y las asociaciones de internautas este mismo martes.

el palo…

El objetivo declarado de esta ley es poner freno a un fenómeno que en España causa estragos: las descargas gratuitas e ilegales de material multimedia protegido por derechos de autor (películas, libros, cómics, música, etc). Una realidad sobre la cual no creo que nadie tenga duda.

El mecanismo planteado no se puede negar que es expeditivo: en un plazo aproximado de unas pocas semanas podrían quedar eliminadas todas las páginas de descargas actualmente en marcha, con el añadido de que cualquier otra se lo pensaría dos veces antes de salir a la palestra viendo que, probablemente, no conseguiría amortizar su inversión antes de ser detectada y clausurada.

Ciertamente el procedimiento tiene todos los ingredientes para calificarlo de “mano dura” por parte de las autoridades. La ley supone la creación de una Comisión Nacional de la Protección Intelectual, integrada por dos secciones de las cuales una tendrá exclusivamente el papel de localizar en Internet aquellas páginas que, según su criterio, pueden estar vulnerando derechos de autor protegidos y, a continuación, presentar una resolución ante los jueces de los Juzgados centrales de lo contencioso-administrativo, que dispondrán de cuatro días improrrogables de plazo para ejecutar la resolución de la comisión.

Queda ver cómo se llevaría a cabo en la práctica, porque no está tan claro que todos los jueces estén por la labor de colaborar ciegamente como agentes de la SGAE, y la jurisprudencia española en el asunto habla por sí sola. De lo contrario, no harían falta leyes como ésta, con el código penal (el mismo que nos recuerda el histérico anuncio de la SGAE y el ministerio cada vez que vamos al cine) bastaría.

pero, ¿dónde está la zanahoria?

La pregunta que yo me hago, más allá de la indignación que cualquier ciudadano pueda sentir al ver que su gobierno toma partido y se deja llevar por una organización tan impopular y desprestigiada como la SGAE en lugar de defender los derechos de todos los ciudadanos, es la que resumo al final de las siguientes preguntas al aire:

  1. ¿Cuántas, y cuáles, han sido las iniciativas que desde el ministerio de cultura se han impulsado para que exista en España un mercado legal de descargas y streaming de material protegido por derechos de autor?
  2. ¿Por qué en España no existen iniciativas privadas que ofrezcan vías de acceso a contenidos culturales protegidos similares a Netflix o  Spotify, etc?
  3. ¿Por qué la única respuesta oficial a los nuevos métodos de acceso a la cultura es el apoyo a los viejos métodos de acceso a la cultura? ¿A quién defiende el ministerio con esta política?

En otras palabras, como consumidor de cultura que no quiero acceder a ella mediante los canales de distribución tradicionales, y que no me considero un pirata porque estoy de acuerdo en que las personas que crean cultura merecen cobrar por ello, ¿qué alternativa me ofrece el ministerio de cultura?

Yo no quiero comprar un DVD de música ni un pack con toda una temporada de una serie cuando ya la han echado completa en alguno de los aburridos canales de televisión de España. Tampoco quiero pagar por la grabación de estos DVDs, ni por su empaquetado, ni por su distribución física a las tiendas. Lo que quiero es acceder a esos mismos contenidos cuando y donde yo quiera, en el dispositivo que yo quiera, utilizando Internet para obtener el material y pagando exclusivamente por este servicio.

¿Dónde está la oferta legal que responda a mí, y a otros, como demanda? ¿Por qué no la impulsa el ministerio, más aún cuando el texto de la ley Sinde forma parte de la Ley de Economía Sostenible? ¿O es que la nueva forma de distribución de contenidos culturales es menos sostenible que la anterior?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>